Cuando te dejan es muy triste, pero romper una relación tampoco es nada fácil. No es agradable herir a la otra persona y, por ello, muchas veces no decimos toda la verdad y soltamos excusas.

Hoy os traemos las 5 mejores excusas para dejar a tu pareja (siempre sin herir sus sentimientos).

1) Autoinculparse: «No eres tú, soy yo»

La antigua técnica de hacer ver que te culpas a ti mismo/a para que no te lo tomes tan mal, ya no funciona. Pero algunos/as la siguen utilizando ya que les da la sensación de que así la ruptura no será tan dolorosa.



2) «Necesito más tiempo para mí»

Indirecta total. Esto significa que durante el tiempo que habéis estado juntos se ha sentido agobiado/a o presionado/a y ha estado más pendiente de ti que de él/ella mismo/a pero no se ha atrevido a decírtelo.

3) «Estoy muy centrado/a en los estudios y me exigen mucho»

Ir de intelectual por la vida está bien, mientras tengas argumentos creíbles para hacerlo. Lo que no hay quien se lo trague es que el hecho de tener que estudiar te haya hecho dejar de querer a una persona.



4) «Creo que he confundido sentimientos! Te quiero pero como un amigo/a»

Confundir el amor con la amistad no es nada nuevo. Es probable que se inicie una relación sentimental entre dos personas que se aman pero que están destinadas a ser amigas no son compatibles como pareja. Es normal que, una vez te das cuenta del error, no sabe cómo expresar lo que sientes sin hacerle daño…

5) «Mis padres no me dejan tener pareja»

En caso de que sea una excusa cierta, es una lástima, ya que si fuera por él/ella la relación seguiría pero no puede ser por culpa de los padres. Ahora bien, también puede ser utilizado como excusa barata para deshacerse de ti asignándole las culpas a una tercera persona. MUY TRISTE.



¿Que os han parecido estas 5 excusas? ¿Usariais una de estas para dejar a alguien?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).