Una de las profesiones más duras y que mayores lecciones de paciencia y cordialidad te da es la de camarero. Pues hay ocasiones en las que mantenerte amable y servicial puede suponer todo un reto, aunque hay otras en las que se te hace más fácil.

Obviamente, depende de tu carácter y estado de ánimo el esfuerzo que te supone afrontar lo que estás haciendo con paciencia y buen humor, pero si lo consigues, no sólo harás que tu día a día vaya mejor, si no que también dejarás buenas recuerdos en las memorias de la gente a la que atiendes y de la gente que trabaja contigo.

Hoy os traemos unos ejemplos de camareros que, tomándose su trabajo con buen humor o con paciencia o con habilidad, o una mezcla de las tres, han conseguido no sólo dejar un buen sabor de boca a los clientes, si no seguramente también mejorar su día.

1. Comedia por comodidad



He aquí un hombre que cambia confort por la capacidad de hacer reír a sus clientes. Algo que invita a reflexión es el hecho que sólo hemos pensado que era incómodo después de verlo en un hombre pero en una mujer nos hubiera parecido de lo más natural. Invita a reflexión, ya si eso [email protected] aceptáis o no la invitación.

2. Vaso a prueba de niños e hiperactivos

Alguien ha ingeniado la manera de no causar un estropicio al darle un vaso a un niño. Genial.

3. Un poco de arte en el puesto de trabajo



Y, en una clara muestra de un/a camarero/a que aspira a otra cosa, tenemos un poco de arte en el ticket del restaurante, seguido de un Thank you! (gracias). Una gran manera de animarle el día a alguien.

4. Cuando pides una cervecita

¿Nunca has pedido o has oído a alguien pedir “una cervecita”? Pues alguien se lo ha tomado literalmente. Hilarante.

5. Premio al mejor disfraz



Sea Carnaval o sea Halloween, este camarero se ha ganado nuestros corazones con el mejor disfraz que verás a alguien llevar mientras trabaja detrás de una barra.

6. El brazo largo de la ley

En esta ocasión se trata de un camarero haciendo alarde de una gran habilidad para mover salchichas con el brazo sin salpicar a nadie. Y sí, hemos escrito esta frase siendo conscientes de cómo sonaba.

7. Plato para llevar



Otro caso de un camarero interpretando las peticiones de los clientes de manera literal. “¿Me podrías poner el plato para llevar?” “¡Por supuesto!”

8. Arte en el lugar de trabajo volumen 2

Otro caso de un camarero que posiblemente aspire a vivir de su arte. En este caso un gato despidiéndose del cliente. Maravilloso.

9. Ni siquiera me esfuerzo

A pesar de llevar más platos encima de los que te comerías en un mes, este camarero tiene cara de a penas estar haciendo esfuerzo alguno. Y es que el día que haga cara de esfuerzo será porque estará levantando el restaurante entero.

10. Las Supernenas

En este caso los empleados vieron la camiseta de la persona y decidieron hacerle un pequeño homenaje en el mismo plato. Seguro que el/la cliente/a se fue con una sonrisa de oreja a oreja en la boca.

11. La bebida con limón, por favor

Parece que se les ha colado un poco de bebida en el vaso de limón.

12. Cuando le pides a un camarero que te haga una foto

Siempre quedas a la merced de que se haga una foto con su cara. Nuestra cara la podemos ver cada día, pero la cara pícara de absoluta felicidad de este camarero no tiene precio.

 

¿Qué os parecen estas situaciones? ¿Os gustaría que os pasaran a [email protected]? ¿Os gustaría ver más? Contadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuente: Recreo Viral

La entrada 12 [email protected] que la lían parda en su trabajo aparece primero en CABROWORLD.