En un lado de la mesa teníamos a Jordi, un ‘campanero’ de 37 años que llego al programa un poco tocado: se había roto un brazo al caerse por las escaleras de su casa. En lo referido al amor, no había tenido mucha suerte: «me ha costado arrancar, no he sido un tirador de cañas». En lo referido a su profesión, esta era de lo más curiosa: se dedicaba a ‘reparar campanas’… de las grandes, las de los companarios.

«Quiero a una mujer bella, que me entre por los ojos y que, cunado hablemos, tengamos una afinidad», confesaba. «Hemos sido creados para ser felices, para procrear… por lo que a mí, eso de quedarme solo…», reconocía.

En el otro lado de la mesa teníamos a Mercedes, una mujer de 37 años que, de entrada, no tuvo una muy buena primera impresión de su cita: «La postura dice mucho de una persona, si tu ves a una persona echada en una barra, es sinónimo un poco de ‘perrería’, de vagancia», sentenciaba.

Jordi, como ya veréis en el vídeo, no disimuló ni un poco en su poca conformidad con la cita que le habían presentado: «de cara es maja, pero las chicas que abultan tanto… pues no me gustan», confesaba en privado.

Ella, desde un primer momento y a pesar de su primera mala impresión, ella estaba intentando llevar la cita de la mejor forma posible. Pero él, por su parte, no parecía muy por la labor, mostrándose cortante y serio.

La cena, a pesar de todo iba avanzando. El tema de sus profesiones les ocupó gran parte de la misma y no parecía que iba a  haber ningún gran desastre… pero quedaban muchos platos por delante.

Cuando salió el tema de ‘las relaciones pasadas’, ambos costaron sus historias y, en algunos puntos, coincidieron bastante… hasta que Jordi sacó el tema de los extraterrestres, con el que ella, en pocas palabras, insinuó que él era un poco paranoico: «vamos a cambiar de tema», acabó por decirle ella.

¿Cuál fue el siguiente tema? Pues como no podía ser de otra forma, el de los rituales satánicos. Ella estaba alucinando bastante con todo esto: «soy una persona a la que le encanta escuchar y aprender… pero sin obsesionarse».

La cuestión es que para ella, el balance final de la cita, no fue tan malo… aunque a la hora de decidirse, la cosa se complicó bastante más… pero, para eso, tendréis que ver el vídeo:

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta cita? ¿Creéis que la actitud de él es muy reprochable? Dejádnoslo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: First Dates.

La entrada First Dates: «las chicas que abultan tanto… pues no me gustan» aparece primero en CABROWORLD.