Si no sabemos gestionar los días malos, la vida se nos puede complicar (más); lo mejor es asumir que sí, existen los malos días, pero no hay ninguna necesidad de darle vueltas a por qué nos ha sucedido algo determinado. No nos vengamos abajo; intentemos controlar nuestras emociones y no perdamos el control. A veces, es más sencillo; simplemente dejar que las cosas fluyan hasta que encuentren su equilibrio. Nadie está exento de pasar por un día malo, nadie, y es lo que os queremos mostrar hoy.

Hoy os traemos una selección de fotografías de esas que tanto nos gustan; de esas con las que vemos que todo el mundo tiene días malos (no por ver sufrir a los demás, sino por darnos cuenta de que, por mucho de que pensemos que todo lo malo nos pasa a nosotros, la realidad es que hay para todos).

‘Es como tener alas’, escuchó el perro

Y entre el ‘como’ y las ‘alas’, sus ganas por volar ganaron…



Así solucionó una madre la alergia a los mosquitos de su hija

¡A Jack Sparrow le habría encantado! (Ya tengo solución para este verano).

Un poquito de pimienta por aquí y ya estaría

Al final le salió un plato de pimienta con una pizca de albóndigas.



Pidió chocolate por Internet y le llegó una semana tarde

Lo peor es que llegaron en este estado, listos para hacer una crema de chocolate y poco más. Mejor tarde que nunca.

Cuando te crees Michael Jordan en tu casa

¿Es esta una de las consecuencias de ‘The Last Dance’?



Lo de los soportes de televisión es toda una incógnita

O te llegan rotos o al ponerlos se rompen, no sé qué prefiero, la verdad.

Resulta que el coche no estaba llave en mano…



Y así descubrimos que cuando una rueda se cierra, otra se abre.

 

 

Te levantas una buena mañana con estas vistas

Parece que, durante la noche anterior, hubo fuertes vientos en la zona…

Una muy común estos días

Lo bueno es que sin necesidad de ser detectives sabemos con toda seguridad qué llevaba puesto… (algo esencial en nuestra vida, sí).

Su madre dejó avena en la bañera y desató el Apocalipsis

La bañera quedó obstruida, la avena mohosa y el olor era comparable a vómito.

 

 

Y, de repente, la llanta voló

Tal vez la llave de la foto anterior es la solución… Todo está conectado.

Limpiarse los dientes conlleva muchos riesgos

Tenía las manos resbaladizas y bueno, el resto de la historia ya lo sabéis. Por lo menos no se le cayó el móvil…

¿Alguna vez habéis vivido una de estas situaciones? ¿Cuál os pone de más mala leche? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Difundir

La entrada La descripción gráfica de tener un mal día aparece primero en CABROWORLD.