Absolutamente todos los que estamos leyendo estas líneas, en algún momento de nuestras vidas, metemos la pata hasta lo más profundo que se puede meter. Hemos venido a este mundo a cometer errores, y eso es algo con lo que tenemos que vivir nosotros, pero también la gente que está a nuestro alrededor.

Aquí os hemos traído, en anteriores ocasiones, ejemplos de personas que, sin pretenderlo, se daban en la cara con el infortunio: meter el dedo en el enchufe que no debían, comprar en una página pirata por Internet, decir algo delante de la persona equivocada… y luego está el protagonista de nuestra historia de hoy quien, desde este preciso momento, está en lo más alto de este podio.

Meter la pata hasta el fondo

Si queréis aprender qué es lo que NO hay que hacer en esta vida, a continuación podréis tener, de forma completamente gratuita, una valiosísima lección. Todo empezó, como muchas de las cosas raras que pasan en esta vida, cuando dos personas llegaron a un acuerdo por Wallapop.



Un usuario de Twitter, hace un par de días, compartía la conversación que había mantenido por WhatsApp con una persona con la que había llegado a un acuerdo para hacer unta transacción económica de un producto a través de la aplicación que os comentábamos antes.

Todo parecía ir bien hasta que…

Como bien explica él en su historia, todo estaba yendo bastante bien y la conversación transcurría con ‘normalidad’. El comprador en cuestión ya había llegado al lugar acordado y nuestro protagonista se disponía a ir a realizar la transacción. Al parecer, esta se realizó con éxito… pero el desastre todavía estaba por llegar.



Después de que cada uno cogiese por su lado, el comprador le mandó de nuevo un mensaje al vendedor… solo que por error ya que, claramente, iba dedicado a otro interlocutor:

“Ya lo tengo, era un chaval joven y bujarra”, escribió el hombre.

“Gracias”, acompañado de una larga risa, fue lo único que alcanzó a contestar el erróneo receptor y, como os podréis imaginar, cuando el comprador vio lo que había ocurrido, no sabía dónde meterse.

“Era broma. Gracias por todo. Perdóname, te pido disculpas. Lo he hecho con las prisas y ha sido un comentario desafortunado, lo siento”, escribía el señor, buscando salvar la situación como pudiese.



@avelinoatm lo tenía claro: “Si crees que has tenido un mal día, te invito a ver la cagada que acaba de hacer este señor comprándome un artículo por Wallapop”, escribía en el comentario del tweet con el que nos compartía la captura de la conversación.

En este preciso momento (ya sabéis que nos encanta todo lo que sea ‘hacer sangre’), la conversación acumula más de 30.000 ‘me gusta’, además de casi cuatro mil retweets… una auténtica barbaridad.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta metedura de pata? ¿Alguna vez os ha pasado algo parecido? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.



Fuente: El Huffpost.

La entrada La metedura de pata del siglo: el ofensivo mensaje que mandó por error un comprador de Wallapop aparece primero en CABROWORLD.