En un lado de la mesa íbamos a tener a Pedro (@sanpeedrito), un joven de 20 años con las cosas muy claras: «Soy la persona más normal del mundo aunque pueda parecer un chulo», aseguraba. «Soy la persona más intensa. Premio la intensidad y quiero estar todo el día riendo, bailando y cantando», aseguraba.

Estabilidad, lo primero

Él, principalmente, lo que iba buscando era una pareja estable: «Si veo que muestras interés en mí, yo te voy a dar todo; desde el segundo uno hasta el final». También buscaba a una persona que le gustase el deporte y el baile: «Me gusta que se cuide un poco«.



En lo referido al físico, buscaba a una mujer ‘bien morena’, con los ojos marrones y ‘que se cuide’, aseguraba en el confesionario antes de conocer a su cita.

Con las ideas muy claras

En el otro lado de la mesa íbamos a tener a Otilia, una joven bailarina de 22 años con mucho carácter: «Si me tocas un poquito mis partes que no me tienes que tocar, me hago el moño y te pongo cara ‘así’, te tienes que aguantar».

Los primeros momentos de la cita fueron bastante positivos, sobre todo cuando Pedro se enteró de que su cita era bailarina: «Dios mío, vaya chica me han traído», celebraba él en el confesionario. Ella, por su parte, también se mostró bastante optimista con su primera impresión: «Yo cuando le he visto la camisa he pensado: mira qué brazos».

Muy de hacer locuras

Una vez en la mesa, la cosa también iba por muy bien camino. Antes coincidieron en el hecho de ser bastante ‘impulsivos’: «yo soy capaz de raparme la cabeza de un día para otro y nadie se sorprende», reconocía ella. «He tenido en el pelo todos los colores que hay», confesaba.

En el tema de la fiesta también coincidieron: «Es lo que busco: una chica muy intensa. Que vayamos en el coche, y vaya cantando las canciones que nos sepamos los dos», explicaba Pedro entusiasmado.

El tema del perreo también fue uno de los puntos que tuvieron en común y que produjo la celebración de ambos. Él confesó ser un gran aficionado al reggaeton… y ella no pensaba quedarse atrás: «¿A quién no le gusta el perreo? Aquí todos hemos nacido para perrear. Porque este culo es para perrear y no para llorar», confesaba Otilia.

En el ‘Rasca’ del programa, la cosa se puso todavía más intensa. Ante la pregunta de ‘el lugar más extraño en el que lo habían hecho’, ella confesaba: «Yo no lo puedo decir en la tele, porque es ilegalísimo».

 

Y es que se estaban entendiendo perfectamente: «A mí me agarras del cuello y se me va la olla», aseguraba ella. Él estaba encantado: «nos vamos a entender muy bien».

Después se fueron al reservado y la cosa se puso MUY intensa… pero, para eso, os dejamos el vídeo y que lo juzguéis vosotros mismos.

Aquí tenéis la cita completa:

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta cita? ¿Creéis que tienen futuro estos dos? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: First Dates.

La entrada La cita más intensa de ‘First Dates’: acaban en el reservado aparece primero en CABROWORLD.