Scream vio la luz en 1996 dando inicio a una saga que daría mucho que hablar. Dirigida por Wes Craven (que ya lo había petado con ‘Pesadilla en Elm Street’), la cinta es un must watch en la categoría de películas de terror adolescente y de los 90 (en general). Si no la habéis visto, ya estáis tardando.

Lo que no solemos ver son los detales de detrás de las cámaras y, en ocasiones, son los propios miembros de producción o del reparto los que se encargan de revelarlo a la audiencia. Y, a nosotros, estas cosas nos encantan.



A muchos nos ha quedado grabada en la mente la escena en que Ghostface llama a Casey (interpretada por Drew Barrymore) y le pregunta si le gustan las películas de terror.

Casey entabla una amigable conversación sin saber las verdaderas intenciones de Ghostface. Empiezan a hablar de forma amistosa hasta que, de repente, Ghostface revela que la está observando.

Os dejamos parte de la escena (ya sabéis cómo acaba):

El principio del fin

Todo signo de relajamiento se borra del rostro de Casey; sintiéndose acosada, le amenaza con llamar a la policía. En este punto, lo lógico es pensar que si Casey marcaba el 911 la relevancia de la llamada se quedaría en el rodaje, ya que al tratarse de una película de ficción no debería tener línea… Pero esto no sucedió en este caso.

Realidad y ficción

J. P. Jones ha explicado que durante la escenas tenían dos teléfonos de prueba, pero debido a un fallo no funcionaban y tuvieron que usar teléfonos reales. Sin embargo, alguien olvidó desconectar las líneas… y Drew Barrymore realmente llamó al 911 y no una, sino varias veces, sin que nadie se diera cuenta.

Al otro lado, los agentes escuchaban a una asustada Drew Barrymore temiendo por su vida, lo que hizo saltar las alarmas a todo el departamento de policía.

Tras el rodaje de dicha escena, el teléfono del set de rodaje sonó, y el equipo de producción y el reparto no sabía muy bien por qué, ya que no debería sonar si estaba desconectado…

Fin a la incertidumbre

Al contestar, descubrieron que era la policía intentando saber qué estaba pasando. El equipo de grabación se encargó de contar a las autoridades toda la situación y el hecho no pasó a mayores.

Cabe recordar que las bromas telefónicas al 911 son consideradas un delito menor y pueden acarrear una multa de 1000 dólares, dependiendo del estado.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: vix

La entrada El fallo en ‘Scream’ por el que tuvo que intervenir la Policía aparece primero en CABROWORLD.