En primer lugar, conocíamos a Aitana, una gandiense de 20 años que visitaba el restaurante del amor el día de su cumpleaños. «Me gusta mucho el protagonismo, me gusta mucho llamar la atención. Me gusta un chico que no sea aburrido, que le guste la fiesta«, aseguraba. ¿Su sueño? Ser actriz. «Ojalá algún día pueda ser una chica Almodóvar«.

Su cita sería Daniel, un dj de 23 años al que recibía recitando un poema improvisado. Él se presentaba de la siguiente manera: «A veces soy muy pesado y me llaman martirio. pero ahora mismo he madurado«. «Busco alguien como yo, que sea extrovertido, que no tenga vergüenza«. En principio, parecía que el programa lo había clavado.

La importancia del dinero



Ya en la mesa, parecía que tenían muchas cosas en común, como, por ejemplo, la fiesta. «Trabajo en el mundo de la BBC: Bodas, bautizos, comuniones… soy DJ«. Esto despertaba la curiosidad de Aitana. «¿Eso da pasta o no? ¿Pero mucha o poca?«. «Yo voy bien«, respondía él. «Entonces perfecto«.

Ella confesaba que el dinero era algo importante para ella. «No me da igual si un hombre tiene dinero o no, yo quiero que tenga«.

Las cosas que no sirven de la enseñanza

Ambos decidieron entonces iniciar un intenso debate sobre la enseñanza y las cosas que no sirven. «La enseñanza no me acaba como lo hacen«,  declaraba él. Aitana era mucho más directa: «Para qué mentir, enseñan como el p*** culo«. «Te enseñan demasiadas cosas para lo que vas a hacer«, decía él.

«Que no sirven de nada. A mí a ver las matemáticas para qué me sirven. Yo ahora me meto en la carrera de actriz y luego si me hago famosa voy a tener un manager. Para qué quiero yo traer cuentas«, concluía Aitana.

Posteriormente, Aitana aprovechaba para hacer una videollamada a una amiga y enseñarle su cita pero pillaba su amiga en la ducha. «A mí eso no se me ocurriría pero vaya, tiene su aquel«, confesaba Daniel. Aitana no dudaba en sincerarse ante las cámaras. «Yo de madura no tengo nada. Tengo 20 años y mentalmente tengo 15«, expresaba.

La postura de la estrella de mar

En este punto, empezarían a hablar sobre sus gustos en la cama (ya sabemos cómo van las preguntitas del programa). «Yo soy muy activa en la cama«, empezaba Aitana. «Yo también, pero me gusta hacer la estrella de mar«. Os estaréis preguntando… ¿la estrella de mar?

Daniel detallaba de qué postura se trataba y, tras escucharlo, Aitana le preguntaba si prefería arriba. «Los tíos cuando os ponéis arriba no valéis nada. Las tías valen más arriba que los tíos porque las tías se mueven mejor. Lo piensa toda España. A mí me gusta que los chicos dominen; que el chico no sea un vago y no haga nada. Si lo tengo que hacer todo yo, pues no«.

La decisión final… mejor la veis [email protected] en el siguiente vídeo:

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: cuatro

La entrada El debate sobre educación en First Dates: ‘Las matemáticas no valen para nada’ aparece primero en CABROWORLD.